Saltear al contenido principal

En busca del “instinto digital”. Marketing 2.0

  • Blog
En Busca Del “instinto Digital”. Marketing 2.0

Las empresas con una actitud llena de ambición y optimismo y que apuestan por el Marketing 2.0 tienen muchos números de crecer a corto/medio plazo.

Con el paso de los años y con la evolución vertiginosa de los canales de comunicación, la actitud de los consumidores hacia a las marcas ha cambiado. Internet ya se ha convertido para muchas empresas en el medio más efectivo y directo para conseguir el tan deseado engagement. Los usuarios son conscientes del poder que tienen y por este motivo exigen respuestas más precisas a las marcas.

¿Por qué hay compañías que facturan más que en sus tiendas físicas y sus ventas crecen año tras año? Cada semana generan oportunidades de negocios y fidelizan a sus clientes a través del Social Media, añadiendo por su parte, altas dosis de creatividad en todas las campañas, concursos y posts/tweets que publican a diario.

La respuesta es bien clara. En todo momento saben lo que hacen, como transmiten y qué objetivos buscan. Con la estrategia de marketing online siempre bajo el brazo, toda acción debe ejecutarse bajo una planificación previamente acordada.

Plenamente conscientes que sus clientes son cada vez más móviles, optimizan y adaptan sus páginas web a los nuevos dispositivos. Saben que éstos no tienen tiempo ni ganas de sentarse delante el monitor, prefieren estar en el sofá con su Tablet o Smartphone.

Resumiendo: esto es instinto digital, la ambición por crecer apoyado en las nuevas tecnologías, el Marketing 2.0. El objetivo es emocionar a nuestros clientes, ganarnos su confianza.

Muchas empresas aún están operando sin ser conscientes de su necesidad de cambio. Deberían quitarse la venda de los ojos, replantearse su estrategia de crecimiento y empezar a invertir en formación para poder ir adquiriendo ese instinto digital que desde Cetrex Internet Marketing intentamos transmitir.

Síguenos en Facebook y en Twitter.

“La inversión sin estrategia, no sirve de nada”

Volver arriba